Ideas

para sumarte

Quizás por eso, con unos 4 años y sin mucho por hacer, tomé la rutina de mis abuelos maternos, que me cuidaban mientras mis padres trabajaban. Con mi abuela, maestra particular, leía todo lo que tuviera en frente.