La identidad en la economía

Identidad económica
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on facebook
Share on telegram
Share on email
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Imaginate que estás comprando una camisa nueva en el centro comercial. ¿Qué factores creés que influirán en tu decisión a la hora de elegir tu nueva prenda? Eso es la identidad en la economía y explica cómo influye en tus decisiones económicas.

Si los humanos toman decisiones perfectamente racionales, solo estaríamos influenciados por el costo de una camisa y si cumple con las necesidades básicas, como la comodidad y el ajuste. Sin embargo, de acuerdo con la economía de la identidad, quiénes somos tiene un impacto en nuestras decisiones económicas. Si te identificás como un fashionista, es posible que te influencien para comprar una camisa cara y de primera línea de una marca respetada. Si te percibís como un atleta, podés optar por una camiseta. Y si tu identificación es como padre, es posible que desee comprar en las mismas tiendas que otros padres.

Todas estas influencias potenciales demuestran que la psicología, la sociología y la economía están entrelazadas. La economía de la identidad reconoce este vínculo y predice el comportamiento al incorporar el sentido de uno mismo en el proceso de toma de decisiones. Como resultado, refleja el comportamiento de la vida real dentro de los modelos económicos.

Historia

La teoría económica tradicional sugiere que los seres humanos toman decisiones racionales y saben qué decisión maximizará su utilidad personal. Para la economía tradicional, maximizar la utilidad se trata de tomar la decisión más inteligente en términos de dinero. Sin embargo, en las décadas de 1950 y 1960, los psicólogos comenzaron a notar que el comportamiento de la vida real no reflejaba la teoría económica tradicional. De hecho, los seres humanos se vieron afectados por factores como los sesgos cognitivos, las emociones y las diferencias culturales. 

El campo de la economía del comportamiento, que tuvo en cuenta estas influencias adicionales al predecir el comportamiento humano, creció en popularidad. Se hizo especialmente popular cuando Daniel Kahneman -considerado el padre de la economía del comportamiento- fue galardonado con el Premio Nobel en 2002 como psicólogo por su contribución al campo de la Economía.

Economía e identidad

Alrededor de la época de la victoria de Kahneman, dos economistas estadounidenses también estaban revolucionando el campo. George Akerlof y Rachel Kranton presentaron un artículo, "Economía e identidad", que proporcionó una nueva forma de examinar y predecir el comportamiento económico humano: la identidad. El documento fue impulsado por una carta que Kranton le escribió a Akerlof en 1995, en la que compartió sus creencias de que la agencia humana no estaba presente en los modelos económicos. En su artículo de 2002, Akerlof y Kranton sugirieron que la psicología y la sociología de la identidad debían incorporarse a los modelos económicos de comportamiento.

Sus hallazgos sugirieron que el sentido de uno mismo y los grupos sociales a los que uno pertenece pueden influir en las personas para que tomen decisiones que no se ajustan a las predicciones racionales o la maximización de la utilidad. En particular, Akerlof y Kranton sugirieron que las personas tienden a evitar tomar decisiones que estén en conflicto con su identidad, debido tanto al compromiso personal con su sentido de identidad como a la influencia de las normas sociales. El deseo de adherirse a la propia identidad puede incluso llevar a que los individuos tomen decisiones que no sean de su mejor interés, lo que pone de relieve que los seres humanos no siempre se comportan racionalmente.

Identidades

Una de las categorías de identidad más destacadas que Akerlof y Kranton reconocieron como influyentes fue la identidad de género. Según su artículo, la identidad de género afecta el comportamiento más allá de las puras diferencias biológicas. Por ejemplo, para adherirse a un ideal de género percibido, las personas a veces mutilan sus propios cuerpos: alguien puede perforarse las orejas o tomar esteroides para aumentar la masa muscular. Esto también tiene que ver con la misma teoría de la identidad económica. Como también señalaron Akerlof y Kranton, las normas de género específicas de la carrera pueden hacer que las personas de otros géneros sientan que deben deshacerse de su identidad de género para tener un buen desempeño en su campo respectivo. Por ejemplo, descubrieron que las abogadas creían que ser un buen abogado significaba actuar como un hombre.

Basándose en la influencia de la identidad en las decisiones, Akerlof y Kranton idearon una nueva función de utilidad estándar que integraba la psicología y la sociología en el pensamiento económico. Desde el éxito de su artículo inicial, Akerlof y Kranton continuaron su colaboración para examinar más a fondo el impacto de la identidad en la economía y publicaron un libro en 2010 llamado Identity Economics: How Our Identities Shape Our Work, Wages and Well-Being. El libro demuestra ampliamente cómo la concepción de las personas sobre quiénes son o quiénes quieren ser, impacta sus decisiones económicas y tiene consecuencias en su libertad económica.

Consecuencias

La teoría económica busca desarrollar modelos y ecuaciones precisos que puedan predecir el comportamiento humano. La incorporación de la identidad en la economía puede ayudar a los economistas a refinar su función de utilidad estándar para mostrar que existe la identidad de utilidad: el deseo de mantener la pertenencia a un grupo social.

La investigación de Akerlof y Kranton proporcionó una explicación del comportamiento irracional que los modelos tradicionales no habían logrado en el pasado. La economía de la identidad demuestra influencias externas en el comportamiento, como la presión de la identidad social. De hecho, su identidad no solo afecta sus propias decisiones, sino que también puede afectar las decisiones de otros en sus grupos. 

Efectos en el grupo

Si un atleta popular comienza a usar una marca en particular, las personas que desean identificarse con el grupo de atletas también pueden comenzar a usar esa marca. Además, la economía de la identidad revela por qué los patrones de comportamiento pueden cambiar con el tiempo: a medida que evolucionan la sociedad y la cultura, también lo hacen nuestras identidades y decisiones.

La economía de la identidad también puede ser una herramienta útil para las agencias y las políticas gubernamentales. Al saber que hay otros factores además de la ganancia monetaria que afectan las decisiones, el marketing puede enfocarse en la identidad en lugar de la racionalidad. 

Un gobierno que intente disuadir a las personas de fumar podría utilizar la economía de la identidad en su beneficio. En lugar de aumentar el precio de los cigarrillos, pueden apuntar a cambiar la percepción de la sociedad sobre el tabaquismo para que la gente no quiera asociarse con la identidad del fumador. 

De manera similar, las empresas pueden usar la economía de la identidad para ayudarse a crear anuncios más efectivos. Las marcas pueden dirigirse a un grupo social en particular para que las personas asocien un producto con su propia identidad (o una identidad a la que aspiran).

Controversias

La identidad es un fenómeno increíblemente complejo; sin embargo, Akerlof y Kranton sugieren que se puede reducir a una fórmula ajustando la utilidad estándar para incorporar las normas sociales. Sin embargo, es difícil predecir en qué medida la identidad afecta el comportamiento económico, ya que la identidad consta de muchos factores diferentes. Si bien muchas personas están de acuerdo en que la identidad afecta el comportamiento, muchos no están de acuerdo con que pueda reflejarse simplemente a través de modelos económicos. 

El hecho de que Akerlof y Kranton hicieran que su libro de 2010 fuera apetecible para una audiencia masiva con pocos antecedentes psicológicos o económicos puede haber aumentado el espacio para las críticas.

Algunos podrían argumentar que las normas y la identidad son influencias separadas que no deberían caer bajo el término genérico de "economía de la identidad". Es difícil discernir la diferencia entre la identidad como una elección individual y la identidad como una categoría impuesta a las personas por la sociedad. Sugerir que el grupo social de uno es la mayor influencia sobre las decisiones económicas también sugiere una falta de libertad en la toma de decisiones. A menudo nos identificamos como parte de muchos grupos sociales diferentes, y la economía de la identidad no ofrece una forma clara de analizar qué identidades tienen la mayor influencia sobre el comportamiento.

Educación y Economía de la Identidad

Puede ser extremadamente difícil lograr que los estudiantes se motiven para continuar con su educación. Cuando la escuela se siente como una obligación, es posible que los estudiantes no se desempeñen bien debido a la falta de un apego significativo a sus estudios. Si bien algunas teorías de las ciencias del comportamiento (como la perspectiva del comportamiento, que afirma que todo comportamiento es un reflejo del condicionamiento) sugieren que proporcionar recompensas a los estudiantes puede ayudar a motivarlos a estudiar, la economía de la identidad podría proporcionar una nueva herramienta para aumentar la participación de los estudiantes.

En una revisión de la literatura de 2002, Akerlof y Kranton sugirieron que la identidad del estudiante es la principal motivación para estudiar y que el éxito de una escuela depende de qué tan bien se integren los estudiantes en el entorno social de la escuela. Un estudio que revisaron reveló que los estudiantes tienden a dividirse entre grupos (como deportistas, nerds o fanáticos del teatro), y que el grupo al que pertenece un individuo afecta su desempeño académico. Esto llevó a Akerlof y Kranton a creer que después de elegir un grupo social, los estudiantes eligen cuánto esfuerzo quieren poner en sus estudios debido al deseo de encajar en su grupo. Un ejemplo estereotípico sería un atleta que no quiere estudiar debido al deseo de encajar practicando deportes después de la escuela, en lugar de asistir a tutorías.

Impacto en el desempeño

Los valores que enfatiza una escuela también pueden afectar las materias en las que los estudiantes se desempeñan bien. Por ejemplo, si una escuela se enorgullece de una producción teatral anual, los estudiantes pueden esforzarse más en el teatro que en los deportes para tratar de encajar en el entorno social. Alternativamente, Akerlof y Kranton encontraron que los estudiantes cuya identidad entraba en conflicto con la identidad de la escuela y, por lo tanto, que no querían asimilarse a la escuela, mostraban niveles muy bajos de esfuerzo. 

Akerlof y Kranton también postulan que una de las razones por las que los estudiantes de las escuelas privadas tienden a tener mejores calificaciones que los de las escuelas públicas es que las escuelas privadas pueden perpetuar un ideal e identidad particulares, mientras que las escuelas públicas están dirigidas a comunidades diversas.

Por lo tanto, la economía de la identidad revela cuán importante es que las escuelas cultiven una identidad social a la que los estudiantes se sientan obligados a adherirse. Si tanto los estudiantes como los maestros trabajan juntos hacia un propósito común, es probable que veamos una mejora en el rendimiento académico.

Experimento de la cueva de los ladrones

Un experimento famoso que ayuda a respaldar la economía de la identidad se llama Experimento de la cueva de los ladrones. El experimento fue realizado por el psicólogo social Muzafer Sherif, quien creía que el conflicto grupal puede surgir debido a la competencia por recursos limitados, conocida como teoría realista del conflicto. Esto se opuso a los puntos de vista prominentes en la década de 1950 que postulaban que las personas, especialmente los hombres, eran propensos a los conflictos por naturaleza. Sherif creía que el contexto importaba.

En el experimento, Sherif dirigió un campamento de niños en un lugar remoto de Oklahoma. Veintidós niños de once años fueron divididos en dos grupos y enviados a lados opuestos del campamento. No tenían idea de que existía el otro grupo y los niños no sabían que eran parte de un experimento. Para crear una identidad compartida, se llevaron a cabo actividades compartidas dentro de cada grupo durante la primera semana del experimento que, para sorpresa de Sherif, incluso resultó en la formación de nombres de grupo. En la segunda semana, después de que se formó una identidad grupal, los dos grupos se encontraron y compitieron entre sí. Esto resultó rápidamente en insultos, burlas y actos físicos de agresión. Este comportamiento apoyó en gran medida la teoría del sesgo endogrupo.

Cooperación

Sin embargo, para el tercer componente del estudio, Sherif quería mostrar que cuando los grupos necesitan trabajar juntos por un objetivo común, el conflicto disminuye. Sherif creó situaciones en las que la cohesión de los grupos importaba si querían tener éxito. Por ejemplo, cuando se descompuso un camión de suministros, los grupos tuvieron que trabajar juntos para llevar los suministros al campamento. Después de que los niños participaran en estas actividades, hubo menos conflicto entre los grupos.

El Estudio de Robbers Cave demuestra que el contacto por sí solo no es suficiente para reducir el conflicto entre grupos. En su lugar, debe haber un objetivo común por el que trabajen los grupos. Este hallazgo muestra que el sentido de identidad de las personas, no solo su proximidad física a los grupos sociales, influye en el comportamiento.

Temas relacionados

Maximización de la utilidad: teoría económica tradicional que sugiere que los únicos factores que afectan nuestras decisiones son económicos. En base a esta teoría, elegiremos opciones que nos beneficien monetariamente.

Identidad social: el sentido de sí mismo de una persona basado en los grupos a los que pertenece. La identidad social puede tener una gran influencia en cómo nos comportamos, ya que nos hace dividir a las personas en categorías de 'ellos', personas que no pertenecen a nuestro grupo, y 'nosotros', personas que pertenecen a nuestro grupo.

Sesgo de endogrupo: nuestra tendencia a dar a las personas del mismo grupo que nosotros un trato preferencial. Para la economía de la identidad, esto significa que cualquier grupo con el que nos identifiquemos puede llevarnos a tomar decisiones que beneficiarán a ese grupo sobre los demás.

Fuentes

  1. Laboratorio de decisiones. (2022). Identity economics. (S. Melzner, trad)
  2. Akerlof, GA y Kranton, RE (2000). Economía e Identidad. Revista trimestral de economía115 (3), 715-753. 
  3. McLeod, S. (2019). Teoría de la Identidad Social. Simplemente Psicología.
  4. Economía del Comportamiento. (2021, 3 de febrero). El laboratorio de decisiones.
  5. Jorge Akerlof . (30 de marzo de 2021). El laboratorio de decisiones.
  6. Economía de la identidad. (2019, 1 de abril). Conducta económica.
  7. Economía de la identidad. (2011, 26 de septiembre). Prensa de la Universidad de Princeton.

Leé más conceptos tendencias modelos casos contenidos materiales adelantos guías

Completá tus datos para recibirlos por mail antes de que se publiquen. 

Los incentivos tienen un fuerte componente social.

Incentivos

Pueden ser incentivos morales, económicos o sociales pero siempre un incentivo es algo que motiva a las personas.

Aprendizaje profundo o deep learning

Aprendizaje profundo

El aprendizaje profundo es una técnica en la que las máquinas se programan de manera similar al cerebro humano.

Prospectiva para mirar mejor el futuro.

Prospectiva

La prospectiva es un enfoque sistemático y orientado a la planificación para estar preparado ante los cambios del futuro.

La teoría de la perspectiva y la aversión a perder.

Teoría de la perspectiva

Según la teoría de la perspectiva de Daniel Kahneman y Amos Tversky, valoramos las pérdidas y las ganancias de manera desproporcionada.

El efecto mariposa puede producir grandes cambios.

Efecto mariposa

El efecto mariposa se basa en la noción de que un pequeño suceso puede influir en un sistema complejo mucho más grande.

El poker y la teoría de los juegos

Bluffing o farol

Al crecer, a todos se nos enseña que mentir es malo. Nadie nos habla de bluffing y los faroles son para iluminar la calle.

Enfocarse en el 20% que genera beneficio.

Principio de Pareto

El principio de Pareto se debe a la observación de que la mayoría de los efectos proviene de una minoría de causas.

Efecto de dotación en lo que nos pertenece.

Efecto dotación

El efecto de dotación es la tendencia humana a otorgar más valor a los artículos que poseemos simplemente porque nos pertenecen.

Identidad económica

La identidad en la economía

Imaginate que estás comprando una camisa nueva. ¿Qué factores creés que influirán en tu decisión? Eso es la identidad en la economía.