Homo Economicus

El hombre racional como modelo de homo economicus
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on facebook
Share on telegram
Share on email
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

La distinción subyacente entre la economía tradicional y la economía del comportamiento es una suposición sobre la naturaleza de la toma de decisiones humana. El homo economicus es un término para discutir esa racionalidad. Un economista clásico podría argumentar que las personas son racionales: actúan en su mejor interés, buscando maximizar los resultados deseados aplicando la razón y la lógica a un conjunto de preferencias. Por el contrario, si bien un economista del comportamiento no necesariamente podría decir que las personas son irracionales, argumentaría que las personas no siempre son racionales.

Homo economicus se usa como concepto para describir una figura hipotética de racionalidad incondicional. Los economistas del comportamiento señalan lo absurdo de los supuestos de racionalidad en la teoría económica, destacando la multitud de anécdotas y pruebas experimentales que respaldan la noción de que los seres a menudo se desvían de estos supuestos. Una definición idealizada de la economía del comportamiento es que se propone explorar los procesos de toma de decisiones del homo sapiens en lugar del homo economicus. Los primeros son personas reales, mientras que los segundos representan una personificación de un concepto teórico.

Historia

Los orígenes del interés propio en la teoría económica se remontan a Adam Smith, quien escribió "La riqueza de las naciones" en 1776. El libro canónico es un texto fundamental en la economía clásica, ya que describe el supuesto beneficio social del interés propio individual. Smith escribió: “No es de la benevolencia del carnicero, del cervecero o del panadero que esperamos nuestra cena, sino de su consideración por su propio interés”.

El término "hombre económico" se remonta al filósofo y economista político John Stuart Mill. A mediados del siglo XIX, Mill se había propuesto definir la economía política, describiendo la naturaleza del hombre como un “ser que desea poseer riquezas y que es capaz de juzgar la eficacia comparativa de los medios para obtener ese fin”. Si bien Smith había sugerido que la sociedad se rige por el interés propio, Mill fue un paso más allá al defender que las personas tienen los medios para satisfacer adecuadamente este interés propio. 

Aunque Mill en realidad nunca usó el término "hombre económico", surgió como una reacción a su trabajo. Por ejemplo, en 1888, John Kells Ingram, un economista irlandés, criticó a Mill por tratar “no con hombres reales sino imaginarios: 'hombres económicos' concebidos como simples animales que hacen dinero”.

Las teorías detrás del homo economicus

A pesar de estas críticas, las teorías matemáticas construidas sobre los supuestos pioneros de Smith, Mill y otros que los siguieron ayudarían a dar lugar a la teoría de la elección racional como la visión predominante en el pensamiento económico. En 1944, John von Neumann y Oskar Morgenstern publicaron "Teoría de juegos y comportamiento económico", introduciendo el campo de la teoría de juegos en la economía. 

En la segunda edición del libro, publicada en 1947, dieron a conocer los axiomas de la utilidad esperada, una explicación formulada de cómo las personas eligen racionalmente en condiciones inciertas. Al igual que La riqueza de las naciones de Smith, el texto de von Neumann y Morgenstern se convirtió en un hito en la economía y se usó no solo como un modelo matemático del comportamiento racional, sino como una descripción de cómo las personas realmente toman decisiones.

Aunque los desafíos a la teoría de la utilidad esperada, como el trabajo de Maurice Allais, surgieron poco después del libro de von Neumann y Morgenstern, tales críticas no ganaron fuerza inmediatamente en la corriente principal de la economía. 

La psicología del homo economicus

En 1973, los psicólogos israelíes Daniel Kahneman y Amos Tversky publicaron On the Psychology of Prediction y escribieron que cuando “hacen predicciones y juicios bajo incertidumbre, las personas no parecen seguir el cálculo del azar o la teoría estadística de la predicción”. Seis años más tarde, publicaron su artículo sobre la teoría de la perspectiva, una teoría descriptiva y una visión empírica de la toma de decisiones que presentaba una alternativa a la explicación normativa de la teoría de la utilidad esperada.

El trabajo de Kahneman y Tversky inspiraría la carrera de Richard Thaler, a quien se le atribuye haber llevado la psicología a la economía y popularizado el campo de la economía del comportamiento. En 2001, Thaler publicó un artículo titulado From Homo Economicus to Homo Sapiens. El resumen del artículo dice: "Al responder a una solicitud de predicciones sobre el futuro de la economía, predigo que el Homo Economicus evolucionará hacia el Homo Sapiens o, dicho de manera más sencilla, la economía se relacionará más con el comportamiento humano. Mis predicciones específicas son que el Homo Economicus comenzará a perder coeficiente intelectual, aprenderá más lentamente, comenzará a interactuar con otras especies y que los economistas comenzarán a estudiar la cognición humana, la emoción humana y distinguirán más claramente entre teorías normativas y descriptivas".

Consecuencias

Considerar las ramificaciones del homo economicus requiere un nivel de especulación. Como se mencionó anteriormente, el homo economicus es una personificación de un supuesto teórico en economía más que un concepto distinto. Aunque se podría decir que el campo de la economía estuvo restringido durante mucho tiempo por suposiciones erróneas sobre la toma de decisiones humanas, la falta de contrafácticos a nuestra disposición hace que sea casi imposible descifrar las consecuencias del viaje teórico que ha tenido la economía.

Sin embargo, se puede especular sobre la influencia que la fe institucional en los mercados libres ha tenido en la economía global. Además de la toma de decisiones a nivel individual, la lealtad a la racionalidad también guió el pensamiento macroeconómico en torno a los mercados. La hipótesis del mercado eficiente, por ejemplo, es la noción de que los precios de los activos en los mercados financieros reflejan una racionalidad perfecta entre los inversores que han valorado toda la información disponible, lo que hace que sea poco práctico vencer al mercado de manera constante. 

Un nivel similar de fe en el libre mercado se puede ver en el pensamiento de Milton Friedman, un economista del siglo XX que fue muy influyente en la política monetaria de Estados Unidos en la década de 1980. Friedman creía en la mínima intervención del gobierno, dejando que el libre mercado resolviera las ineficiencias sociales. Se convertiría en asesor tanto de Ronald Reagan como de la primera ministra británica Margeret Thatcher, instando a políticas de libre mercado. “Es difícil pensar en alguien que haya tenido una influencia más directa en la política social y económica de esta generación”, escribió Allan H Meltzer, economista de la Universidad Carnegie Mellon.

Liberalismo en la economía y la política

Las creencias económicas en torno a la racionalidad que se remontan a Adam Smith, pasando por von Neumann y Morgenstern, hasta Milton Friedman, han cultivado una ideología profundamente arraigada en la economía que ha permeado las políticas económicas y públicas en todo el mundo. Con el apoyo intelectual de Friedman, el enfoque de la política económica de Ronald Reagan, al que a veces se hace referencia como "Reaganomics" o "economía de goteo", se convirtió en el andamiaje para las futuras generaciones de política económica para una serie de partidos políticos fiscalmente de derecha y suena sorprendentemente familiar a las ideas de Adam Smith en La riqueza de las naciones: que el beneficio social se deriva del interés propio racional. 

A pesar de su aplicación a las políticas del mundo real, estas ideas siguieron siendo en gran parte teóricas. En 1983, cerca del 60 por ciento de los artículos de las principales revistas económicas utilizaban la teoría como metodología. Algunos han argumentado que este tipo de economía de laissez-faire es responsable de los niveles de desigualdad de ingresos que se observan en la actualidad, así como de la creación de un sistema financiero que dio lugar a la crisis financiera mundial en 2008.6

Controversias

Como era de esperar, no todos los economistas han aceptado el rechazo de las teorías normativas. En su libro Misbehaving, Richard Thaler analiza la fricción receptiva en el campo sobre la noción de economía del comportamiento. También destaca un debate en curso que tiene con su colega de la Universidad de Chicago, Eugene Fama, arquitecto de la hipótesis del mercado eficiente. Ambos lados de este debate, que se extiende más allá de los dos economistas, son abarcados por los campos de la economía y las finanzas. 

En 2013, el Premio Nobel de Economía fue compartido por Fama y Robert Shiller, un economista de Yale que cree que la psicología humana conduce a las ineficiencias del mercado. El hecho de que el Premio Nobel haya sido otorgado a dos economistas (junto con un tercero, Lars Hanson) que defienden teorías contradictorias refleja los matices del pensamiento económico.

Críticas empíricas

No todos los creyentes en el homo economicus se basan únicamente en la teoría. El Premio Nobel de Fama y Shiller, por ejemplo, fue otorgado por su análisis empírico de los precios de los activos. Y de hecho se puede hacer un argumento empírico con respecto a la racionalidad. El punto clave aquí es preguntar qué es exactamente la racionalidad. La teoría de la utilidad esperada puede verse como un concepto bastante nebuloso una vez que cuestionamos la sustancia de la utilidad. Considere una incubadora clásica para el comportamiento "irracional": el juego del ultimátum. 

El juego del ultimátum involucra a dos personas, donde a una se le otorga una suma de dinero (por ejemplo, $10) y ellos eligen cómo dividirla con otra persona. Depende entonces de esta otra persona aceptar la oferta, donde ambos son recompensados ​​con la cantidad ideada, o rechazar la oferta, donde ambos no reciben nada. El hallazgo experimental común es que cuando un individuo hace una oferta baja, como $9 para ella y $1 para la otra persona, esa oferta es rechazada. Este comportamiento de rechazo generalmente se etiqueta como irracional, ya que $1 es mejor que $0. 

Hallazgos

Este tipo de hallazgos son omnipresentes en los libros de bolsillo de Dan Ariely y Richard Thaler, pero el comportamiento no es exactamente inconsistente con la teoría de la utilidad esperada. Si ampliamos nuestra visión de la utilidad para incluir no solo las recompensas monetarias, sino también las recompensas sociales, emocionales y cognitivas, la racionalidad comienza a verse muy diferente. 

En el caso de que un individuo rechace la oferta de $1, tal vez la utilidad que obtendría a través de la la recompensa emocional en forma de despecho es mayor que el pago de $1. Esto haría que el rechazo fuera racional, ya que fue una decisión que llevó a un individuo a maximizar su utilidad dada su elección. Por supuesto, las recompensas ambiguas como las del espectro cognitivo-emocional son difíciles, si no imposibles, de medir empíricamente, dejando el valor monetario en forma de dólares y centavos o bienes materiales como la métrica de utilidad más accesible.

Por lo tanto, un defensor del homo economicus podría argumentar que nunca podemos estar seguros de cuáles son realmente las preferencias de un individuo. Hacer la suposición, por ejemplo, de que renunciar a ahorrar para el futuro a cambio del consumo presente es irracional, puede verse como bastante irónico, ya que la suposición de que el ahorro es racional se basa en una base normativa similar en la que se basan las teorías de la elección racional. En otras palabras, simplemente proporcionar apoyo empírico para desacreditar la noción de racionalidad individual no aborda el hecho de que en realidad no podemos estar seguros de si una decisión dada está o no en línea con las preferencias de uno.

Temas relacionados

Teoría de la Elección Racional: Un marco que asume que los individuos elegirán la opción que sea más consistente con sus preferencias.

Utilidad: Una representación matemática ya menudo hipotética de las preferencias de un individuo en términos de recompensas tanto monetarias como no monetarias.

Teoría de la utilidad esperada: una teoría de la elección racional que se basa en la noción de que dada una elección bajo incertidumbre, los individuos elegirán la opción con la utilidad esperada más alta.

Teoría de la perspectiva: una forma de teoría de la decisión que sugiere que las personas perciben el valor en relación con las ganancias y pérdidas en lugar de hacerlo en términos absolutos. Derivado de los resultados experimentales, supone que la perspectiva de una pérdida es mayor que la de una ganancia.

Teoría Normativa: Una teoría que caracteriza la elección racional; suponiendo lo que está bien o mal (p. ej., la teoría de la utilidad esperada).

Teoría descriptiva: una teoría que caracteriza las elecciones humanas reales (p. ej., la teoría de las perspectivas).

Fuentes

  1. Laboratorio de decisiones. (2022). Homo Economicus. (S. Melzner, trad)
  2. Persky, J. (1995). La etología del homo economicus. Revista de Perspectivas Económicas9 (2), 221-231.
  3. Kahneman, D. y Tversky, A. (1973). En la psicología de la predicción. Revisión psicológica80 (4), 237.
  4. Thaler, RH (2000). Del homo economicus al homo sapiens. Revista de perspectivas económicas14 (1), 133-141.

Leé más conceptos tendencias modelos casos contenidos materiales adelantos guías

Completá tus datos para recibir una serie de 10 envíos hechos para vos.

Aprendizaje profundo o deep learning

Aprendizaje profundo

El aprendizaje profundo es una técnica en la que las máquinas se programan de manera similar al cerebro humano.

Ventaja comparativa y ventaja competitiva.

Ventaja comparativa

El concepto de ventaja comparativa se refiere a la ventaja de producir bienes o servicios a un menor costo de oportunidad que otros.

El efecto mariposa puede producir grandes cambios.

Efecto mariposa

El efecto mariposa se basa en la noción de que un pequeño suceso puede influir en un sistema complejo mucho más grande.

Efecto de dotación en lo que nos pertenece.

Efecto dotación

El efecto de dotación es la tendencia humana a otorgar más valor a los artículos que poseemos simplemente porque nos pertenecen.

Prospectiva para mirar mejor el futuro.

Prospectiva

La prospectiva es un enfoque sistemático y orientado a la planificación para estar preparado ante los cambios del futuro.

Enfocarse en el 20% que genera beneficio.

Principio de Pareto

El principio de Pareto se debe a la observación de que la mayoría de los efectos proviene de una minoría de causas.

choice architecture

Arquitectura de la elección

Thaler y Sunstein se propusieron desarrollar la arquitectura de la elección para influir sobre el comportamiento y las decisiones. 

Microeconomía en las decisiones familiares.

Microeconomía

La microeconomía es una rama de la economía que estudia cómo las personas, los hogares y las empresas toman decisiones sobre sus recursos.

Los algoritmos gobiernan nuestra vida.

Algoritmos

Los algoritmos son esencialmente una secuencia de instrucciones concretas que le dicen a un operador qué hacer.