Sesgo de confirmación

sesgo de confirmación
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on facebook
Share on telegram
Share on email
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

El sesgo de confirmación describe nuestra tendencia subyacente a notar, enfocarnos y dar mayor credibilidad a la evidencia que se ajusta a nuestras creencias existentes.

Considere la siguiente situación hipotética: Julia es la gerente de una cafetería local. Ella cree firmemente en el lema 'el trabajo duro es igual al éxito'. Sin embargo, la cafetería ha visto una caída en las ventas en los últimos meses. Debido a su creencia en la eficacia del "trabajo duro" como medio para el éxito, concluye que se debe a que su personal no está trabajando lo suficiente.

Esto tiene sentido, ya que recientemente atrapó a varios empleados tomando descansos prolongados para almorzar. En consecuencia, Julia decide extender el horario comercial de la tienda y amenaza con despedir a cualquier empleado que vea holgazaneando. A pesar de estos esfuerzos, las ventas de café no mejoran y la tienda ahora gasta más en los salarios de los empleados.

Luego decide consultar con otros gerentes de tiendas de café en el área, quienes identifican la nueva ubicación menos visible de su tienda como la causa de la caída de sus ventas. La creencia de Julia en el trabajo arduo como la métrica más importante del éxito la llevó a identificar erróneamente la falta de esfuerzo de los empleados como la razón de la caída de los ingresos de la tienda mientras ignoraba la evidencia que apuntaba a la verdadera causa: la mala ubicación de la tienda. Este es el resultado del sesgo de confirmación, que hizo que Julia notara y diera más crédito a la evidencia que encajaba con sus creencias preexistentes.

Efectos individuales

Este sesgo puede llevarnos a tomar malas decisiones porque distorsiona la realidad de la que sacamos evidencia. Bajo condiciones experimentales, los tomadores de decisiones tienden a buscar activamente información y asignan mayor valor a la evidencia que confirma sus creencias existentes en lugar de considerar otras nuevas. Esto puede considerarse una forma de sesgo en la recopilación de pruebas. Es más probable que las conclusiones que extraigamos de la evidencia sesgada sean falsas que las que extraigamos de la evidencia objetiva. Esto se debe a que están más lejos de la realidad.

Efectos sistémicos

En conjunto, el sesgo de confirmación individual puede tener implicaciones preocupantes. Si estamos tan profundamente arraigados en nuestras ideas preconcebidas que solo consideramos la evidencia que las respalda, la cooperación sociopolítica más amplia (que a menudo requiere considerar otros puntos de vista) puede verse obstaculizada. Las principales divisiones sociales y la elaboración de políticas estancadas pueden comenzar con nuestra tendencia a favorecer la información que confirma nuestras creencias existentes e ignorar la evidencia que no lo hace.

Por qué sucede

El sesgo de confirmación es un atajo cognitivo que usamos al recopilar e interpretar información. Evaluar la evidencia requiere tiempo y energía, por lo que nuestro cerebro busca atajos para que el proceso sea más eficiente.

Nuestros cerebros usan atajos

Estos atajos se denominan "heurísticas". Existe un debate sobre si el sesgo de confirmación puede clasificarse formalmente como una heurística o no. Pero una cosa es cierta: es una estrategia cognitiva que utilizamos para buscar la evidencia que mejor respalde nuestras hipótesis. Las hipótesis más disponibles son las que ya tenemos.

Tiene sentido que hagamos esto. A menudo necesitamos dar sentido a la información rápidamente, y formar nuevas explicaciones o creencias lleva tiempo. Nos hemos adaptado para tomar el camino de menor resistencia, a menudo por necesidad.

Imaginate nuestros antepasados ​​cazando. Un animal furioso está corriendo hacia ellos, y solo tienen unos segundos para decidir si se mantienen firmes o corren. No hay tiempo para considerar todas las diferentes variables involucradas en una decisión completamente informada. La experiencia pasada y el instinto pueden hacer que miren el tamaño del animal y corran. Sin embargo, la presencia de otro grupo de cazadores ahora inclina las posibilidades de un conflicto exitoso a su favor. 

Muchos científicos evolutivos han declarado que nuestro uso de estos atajos para tomar decisiones rápidas en el mundo moderno se basa en instintos de supervivencia.

Nos hace sentir bien con nosotros mismos

Otra razón por la que a veces mostramos un sesgo de confirmación es que protege nuestra autoestima.

A nadie le gusta sentirse mal consigo mismo, y darse cuenta de que una creencia que valoramos es falsa puede tener este efecto. Los puntos de vista profundamente arraigados a menudo forman nuestra identidad, por lo que refutarlos a veces puede ser doloroso. Incluso podríamos creer que estar equivocados sugiere que carecemos de inteligencia. Como resultado, a menudo buscamos información que apoye, en lugar de refutar, nuestras creencias existentes.

Esto también puede explicar por qué el sesgo de confirmación se extiende a los grupos. En un influyente artículo de 2002 revisado por pares, la psicóloga clínica Harriet Lerner y el psicólogo político Phillip Tetlock postulan que cuando interactuamos con otros, tendemos a adoptar creencias similares para encajar mejor en el grupo.

Llaman a este pensamiento confirmatorio “un intento unilateral de racionalizar un punto de vista particular”. Esto se contrapone con el pensamiento exploratorio que implica "consideración imparcial de puntos de vista alternativos". El pensamiento confirmatorio en entornos interpersonales puede producir un “pensamiento de grupo”, en el que el deseo de conformidad en el grupo da como resultado una toma de decisiones disfuncional. Entonces, si bien el sesgo de confirmación suele ser un fenómeno individual, también puede ocurrir en grupos de personas.

Por qué es importante

Como se mencionó anteriormente, el sesgo de confirmación se puede expresar individualmente o en un contexto grupal. Ambos pueden ser problemáticos y merecen una cuidadosa atención.

A nivel individual, el sesgo de confirmación afecta nuestra toma de decisiones. Nuestras decisiones no pueden estar completamente informadas si solo nos enfocamos en la evidencia que confirma nuestras suposiciones. Puede hacer que pasemos por alto información fundamental tanto en nuestras carreras como en la vida cotidiana. Es más probable que una decisión mal informada produzca resultados peores porque no ha tenido en cuenta el entorno en el que se toma. Un votante podría respaldar a un candidato mientras descarta hechos emergentes sobre su comportamiento. Un ejecutivo de negocios podría fallar en investigar una nueva oportunidad debido a un compromiso pasado negativo con ideas similares. Además, alguien que sostiene este tipo de pensamiento también puede ser etiquetado como "de mente cerrada". Es bueno abordar las situaciones y las decisiones que requieren con la mente abierta.

A nivel de grupo, puede producir y sostener el fenómeno del “pensamiento de grupo” antes mencionado. En una cultura de pensamiento grupal, la toma de decisiones puede verse obstaculizada por la suposición de que la armonía y la coherencia grupal son los valores más cruciales para el éxito. Esto reduce la probabilidad de desacuerdo dentro del grupo.

Imaginate si un empleado de una empresa de tecnología no revelara un descubrimiento revolucionario que hizo por temor a reorientar la dirección de la empresa. Asimismo, este sesgo puede impedir que las personas se informen sobre las opiniones divergentes de sus conciudadanos y, por extensión, participen en el debate constructivo sobre el que se construyen muchas democracias.

Cómo evitarlos

Dentro del proceso de toma de decisiones, este sesgo es más probable cuando recopilamos o analizamos la información. También es altamente probable que suceda de manera subconsciente, lo que significa que probablemente no seamos conscientes de su influencia en nuestra toma de decisiones.

Como tal, el primer paso para evitar el sesgo de confirmación es ser consciente de que es un problema. Al comprender su efecto y cómo funciona, es más probable que lo identifiquemos. El profesor de psicología y autor Robert Cialdini sugiere dos enfoques para reconocer cuándo estos sesgos influyen en nuestra toma de decisiones.

Consejos de Robert Cialdini

  1. Escuchá tu instinto. A menudo tenemos una reacción física a las solicitudes desfavorables, como cuando un vendedor nos presiona demasiado. Incluso si hemos cumplido con solicitudes igualmente desfavorables en el pasado, no debemos usar ese precedente como punto de referencia.
  2. Recordá acciones pasadas y pregúntate: “sabiendo lo que sé, si pudiera retroceder en el tiempo, ¿haría el mismo compromiso?”

En segundo lugar, debido a que es más probable que el sesgo ocurra al principio del proceso de toma de decisiones, debemos centrarnos en comenzar con una base de hechos neutral. Esto se puede lograr teniendo uno (o idealmente, varios) terceros que recopilen, analicen y valoren hechos para formar un cuerpo de información más objetivo.

En tercer lugar, cuando se elaboran hipótesis a partir de los datos recopilados, los responsables de la toma de decisiones también deben considerar la posibilidad de mantener conversaciones interpersonales que apunten explícitamente a identificar el sesgo cognitivo individual en la selección y evaluación de hipótesis. Si bien es probable que sea imposible eliminar por completo el sesgo de confirmación, estas medidas pueden ayudar a controlar el sesgo cognitivo y tomar mejores decisiones a la luz de él. Esto difícil en sistemas encadenados de toma de decisiones, como los sistemas de inteligencia, pero siempre es bueno intentarlo.

Cómo empezó todo

El sesgo de confirmación era conocido por los antiguos griegos. Fue escrito por el historiador clásico Tucídides, quien observó que las personas “confían a la esperanza descuidada” lo que desean que sea verdad. Por el contrario, “utilizan […] la razón para dejar de lado” lo que no quieren que sea verdad.

El fenómeno fue descrito por primera vez como sesgo de confirmación por Peter Wason en 1960. En lo que se conoce como "Prueba de descubrimiento de reglas de Wason". Realizó un experimento en el que se pedía a los participantes que encontraran una regla que se aplicara a una serie de tres números. Se les dijo que los números '2-4-6' cumplían con esta regla. Para averiguar cuál es la regla, Wason les dijo que podían hacer varios otros conjuntos de números para ver si también cumplían con la regla. Un examinador les diría si los números conjurados cumplían con la regla o no.

La mayoría de los sujetos propusieron que la regla era una secuencia de números pares y seguirían esta regla duplicando los números dados para probar su hipótesis. Sin embargo, esta no era la regla que Wason tenía en mente. La regla era simplemente que los números en el conjunto iban en aumento.

El experimento mostró que la mayoría de los sujetos formó una hipótesis similar y solo probaron secuencias numéricas que la probaron en lugar de considerar secuencias que la refutaron. Buscaron confirmar su propia regla en lugar de romperla.

Fuentes

  1. Laboratorio de decisiones. (2022). Confirmation bias. (S. Melzner, trad)
  2. Kahneman, D., & Frederick, S. (2002). Representativeness revisited: Attribute substitution in intuitive judgment. Heuristics and biases: The psychology of intuitive judgment49, 81.
  3. Tversky, A., & Kahneman, D. (1971). Belief in the law of small numbers. Psychological bulletin76(2), 105.
  4. Sharot, T., Riccardi, A. M., Raio, C. M., & Phelps, E. A. (2007). Neural mechanisms mediating optimism bias. Nature450(7166), 102-105.
  5. Rollwage, M., Loosen, A., Hauser, T. U., Moran, R., Dolan, R. J., & Fleming, S. M. (2020). Confidence drives a neural confirmation bias. Nature communications11(1), 1-11.
  6. Gigerenzer, G. (2018). The bias bias in behavioral economics. Review of Behavioral Economics5(3-4), 303-336.

Leé más conceptos tendencias modelos casos contenidos materiales adelantos guías

Completá tus datos para recibir una serie de 10 envíos hechos para vos.

close up of bristle brushes on industrial machine

Costo marginal

El costo marginal es la inversión unitaria que se asume al iniciar la producción de una unidad adicional.

Daniel Kahneman

Daniel Kahneman

Daniel Kahneman ha tenido una gran influencia en el campo psicológico del juicio, los sesgos cognitivos y la toma de decisiones. 

machine learning y aprendizaje automático

Aprendizaje automático

El aprendizaje automático es el proceso en el que una computadora intenta aprender de experiencias pasadas utilizando algoritmos.

Ciencia de datos para procesar grandes volumenes y hacer minería de datos

Ciencia de datos

Los científicos de datos pueden generar conocimiento para ayudar a resolver problemas del mundo real.

efecto halo

Efecto halo

El efecto halo es un sesgo cognitivo que afirma que las impresiones influyen positivamente en nuestra percepción sobre los demás atributos.

Tener más opciones requiere más esfuerzo

La paradoja de la elección

La paradoja de la elección se está convirtiendo en una preocupación en el mundo moderno, donde cada vez tenemos más y más opciones.

Efecto de dotación en lo que nos pertenece.

Efecto dotación

El efecto de dotación es la tendencia humana a otorgar más valor a los artículos que poseemos simplemente porque nos pertenecen.

inteligencia artificial y robotización

Inteligencia artificial

La inteligencia artificial (IA) intenta que las computadoras y las máquinas tomen decisiones como los humanos.